info@rutasdelvinorioja.com

Blog

Home»Patrimonio»El Romanico en Los Obarenes

El Romanico en Los Obarenes

Entre los montes Obarenes y el Río Tirón se concentra una gran muestra de arte románico riojano. La cercanía de sus pueblos permite con facilidad trazar itinerarios como los que plantea el Centro del Románico de Treviana. Es este un interesante equipamiento cultural que bien merece una visita antes de iniciar las rutas que propone. Cuenta además con una interesante sala virtual en la web www.riojaromanica.com  donde recoge toda la información de manera muy intuitiva.

Dos son los itinerarios que se proponen desde el Centro del Románico y comenzamos por La Obarenia. Incluye los términos de Castilseco, Cellorigo, Foncea, el lugar desaparecido de Arce, Fonzaleche, Galbárruli, Sajazarra, Sajuela y Ternero (Burgos), Treviana, Villaseca, Villalba de Rioja y Bilibio.

Los montes Obarenes han sido una frontera natural defensiva para proteger los pasos hacia el norte. La zona fue disputada durante dos siglos por cristianos y musulmanes. Su repoblación data de la primera mitad del siglo IX protegida por la línea de castillos de Treviana, Pancorbo, Murriel, Cellorigo y Bilibio. Las decanías, fueron una de las principales formas de repoblación y colonización en la Obarenia; se trataba de fundaciones monásticas para la explotación agrícola de un término, con diez monjes mandados por un decano.

A finales del siglo X el territorio se organiza por la influencia de los monasterios como el de San Millán de la Cogolla (que condicionó la evolución de Arce y Fonzaleche). El establecimiento del Císter en esta zona, a finales del siglo XII, trae un modelo de arquitectura románica más sobria.  Así encontramos la iglesia de la Ascensión y la ermita de Cillas en Sajazarra y la Iglesia de San Esteban en Galbárruli. Santo Domingo de la Calzada supone la entrada del románico de Languedoc, ya en la primera mitad del siglo XIII. Esta época desarrolla el románico más brillante de la Obarenia como  San Román en Villaseca y San Julián el Castilseco.

Se cita además la influencia del románico de la Bureba; se pone de manifiesto en las iglesias de la Concepción en Treviana y Nuestra Señora de la Junquera. Construcciones de finales del siglo XII y principios del XIII.

Contextualizado mínimamente el desarrollo del arte románico riojano, replicamos como hemos dicho antes, la propuesta del Centro del Románico.  Como itinerario norte principal nos recomienda  la Iglesia de la Concepción en Treviana, la iglesia de San Julián en Castilseco y la Iglesia de San Román en Villaseca.

Siguiendo su criterio, un itinerario secundario incluye la iglesia de San Martín en Fonzaleche, San Esteban en Gabárruli, y la ermita de Nuestra Señora de la Junquera (Treviana).

Si disponemos de tiempo, quedan otros lugares de interés en esta ruta norte: los restos de la ermita de Santa María de Barrio en Cellorigo; restos de la ermita de Santa María de Arcefoncea en Foncea; y la Iglesia de Santa María de la Asunción y Ermita de Santa María de Cillas en Sajazarra.

En la visita, hay que prestar atención a las pilas bautismales que podemos encontrar en Castilseco, Fonzaleche, Galbárruli y Villaseca. Parece que los rasgos comunes que presentan muchas de ellas hacen pensar en la existencia de un taller o escuela a fines del siglo XII, ubicado en Santo Domingo de la Calzada o sus alrededores, cuyas producciones se difundieron por la cuenca del Oja y el Tirón tanto en la zona riojana como en la burgalesa.

Por último, señalar el desarrollo en el románico del culto a la virgen María, representada sentada con el Niño. Las piezas que conservamos son tallas de madera policromada de tradición románica, pero con rasgos góticos. La devoción mariana aparece en el siglo XII. En Galbárruli se encuentra la imagen de Nuestra Sra. de la Antigua (parece una talla del siglo XIV); Nuestra Sra. de la Antigua de Sajazarra  y la Virgen de la Cuesta en Villaseca (ambas de la segunda mitad del XIII).

Para aquellos que gusten de guía en papel recomendamos la Guía Rutas Románicas en La Rioja, publicada por Ediciones Encuentro (2000).

Nuestro siguiente post, recorrerá el segundo itinerario propuesto, el vinculado al río Tirón. Esperamos que disfrutéis con este viaje.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Print this page

Dejar un comentario

*