Faros en La Rioja Alta

Cuando recorremos La Rioja Alta nuestra vista se fija irremediablemente en unas altas torres que, a modo de faros, parecen guiar nuestro recorrido por la comarca. Son un elemento inseparable del  paisaje y uno de los elementos más singulares del mismo.Nos estamos refiriendo a las impresionantes torres de las iglesias de la comarca que, como vigías permanentes, se empeñan en otear impertérritas al paso del tiempo, viñedos, campos y pueblos.

Son muchas las torres que nos llamarán la atención, pero sin duda las dos que más nos sorprenden son la de la Iglesia de Santo Tomás de Haro y la de la iglesia de la Asunción de Briones.

La torre de la Iglesia de Santo Tomás es una de las primeras torres barrocas de la región. La parte inferior es de 1.671, de forma cuadrangular, de estilo neogótico, que sustituyó a una anterior que tras un leve periodo de vida de apenas cincuenta años, se encontraba arruinada.

La obra fue encargada a Juan de Raón que tardó cinco años, en levantarla. Bastante menos de lo previsto.  Sin embargo un incendio destruiría parciamente la torre, lo que obligó a una nueva obra.

La parte superior que hoy vemos, claramente barroca, fue construida por Agustín Ruiz de Azcárraga. Las obras se iniciaron en 1.719 y finalizarían en 1.725. Esta nueva obra es de planta octogonal y termina en un campanario y una cúpula.

Según algunos autores, esta torre sirvió de inspiración a muchas otras similares existentes en la región, como las de la Redonda de Logroño o la de Santo Domingo de la Calzada.

Torre de la Iglesia de la Asunción de Briones

La de la iglesia de Briones parece que también está inspirada en esta de Haro. Es quizá la torre más visible de toda la comarca y se puede descubrir desde infinidad de lugares. Es una fácil referencia para poder situarnos en  el territorio.

Al igual que sucede con la iglesia de Haro, esta torre se levantó sobre otra anterior del siglo XVI. La obra de la torre actual se inició en 1.756 y fueron necesarios cuatro años de obras para su finalización. La dirección de la obra corrió a cargo de Martín Beratua (que también participaría en las obras de la Redonda de Logroño) y Martín de Arce.

No son sin duda las únicas torres  destacadas de la zona. Podemos destacar también las de Ábalos, Briñas, Cenicero, Fuenmayor, San Asensio,… solo por citar algunas.

Centinelas de la comarca, durante siglos sus campanas marcaron los tiempos y los ritmos de vida de sus habitantes. Y su perfiles fueron  guía y referencia de viajeros  y lugareños. Descubrirlas es un bonito ejercicio que te invitamos a realizar. Una nueva manera de descubrir nuestra comarca.

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. Pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies