Una ruta por la Sonsierra Riojana

Hoy te proponemos una ruta por la Sonsierra Riojana. Una experiencia que combina historia, arte, tradición y, por supuesto, vino.

Desde Haro nos encaminamos a la localidad de Briñas por la N-124. Nada más pasado el puente de la carretera y tras superar el punto kilométrico 44, podemos detenernos en una entrada a la derecha para contemplar el conocido como puente de Briñas. Un magnífico ejemplo de arquitectura civil. Si lo cruzamos y tenemos ganas de pasear podremos continuar por el camino que, tras rebasar el río prosigue a la izquierda para adentrarnos en el meandro de Tondonia. Un agradable paseo entre viñedos. Tiene más información de este paseo en https://www.rutasdelvinorioja.com/2017/12/29/paisaje/el-meandro-de-tondonia-senderismo/

Briñas es, como todos los de esta ruta, un pueblo de gran valor monumental, que ha sabido conservar su caserío y su urbanismo. Destaca en su centro la Iglesia de la Asunción. Y disfrutar de las vistas junto al rio Ebro que baña la localidad.

Desde aquí continuamos por la carretera N-232a. Enseguida veremos la silueta del castillo de San Vicente cuya vista nos acompañará  durante buena parte del recorrido. El castillo es sin duda uno de los lugares que uno no puede perderse en la visita a San Vicente de la Sonsierra.  Recientemente  restaurado, su visita nos traslada a las épocas en que el Ebro marcaba frontera entre reinos. La iglesia es otro de los lugares a visitar y, dentro de ella y entre los muchos tesoros que guarda el retablo mayor, una joya del manierismo español. Y las vistas, porque el castillo es uno de los mejores miradores de la comarca. Bajando, podemos recorrer el casco antiguo, plagado de casonas blasonadas.

Continuaremos después nuestro viaje hacia Ábalos. A mitad de camino entre las dos localidades podemos desviarnos un momento a visitar Santa María de la Piscina y su necrópolis, una extraordinaria iglesia románica. Muy cerca podemos encontrar el dolmen de la Cascaja. Continuando a pie por ese camino y a unos 10 minutos de paseo, podemos llegar a Zabala. Allí podremos admirar varios lagares y una prensa rupestre. Todo un viaje al pasado de la cultura del vino.

Ábalos es otra de las muchas localidades que conservan su traza medieval con numerosos edificios de los siglos XVI y XVII con sus escudos en las fachadas. La iglesia es otro magnífico ejemplo de arquitectura religiosa. En su interior hay que detenerse en el retablo mayor otro increíble trabajo de imaginería renacentista. Sobre la localidad descubrimos la ermita de San Félix. románica, también tiene en su entorno una necrópolis. Y unas magníficas vistas.

Los amantes del senderismo pueden aprovechar para subir a Toloño. Para ello nos encaminamos a la localidad de Rivas de Tereso. Tras cruzar el pueblo, a la izquierda, disonemos de un aparcamiento desde donde arranca el camino. Un camino señalizado nos permite llegar a lo más alto de la sierra. Allí descubriremos los restos de un monasterio. Y unas vistas  espectaculares. Desde esta localidad sale también un sendero balizado que nos conduce a Gobate donde podremos descubrir dos eremitorios.

Toda la zona está plagada de elementos singulares: guardaviñas, lagares, eremitorios, viñedos. ermitas,… Una magnifica oportunidad para descubrir la historia y el pasado de la Rioja Alta.

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. Pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies