Coraje, tesón y éxito, así son las mujeres emprendedoras de La Ruta del Vino Rioja Alta

Coraje, tesón y éxito, así son las mujeres emprendedoras de La Ruta del Vino Rioja Alta
Actualidad

En este Día de la Mujer Emprendedora, desde La Ruta del Vino Rioja Alta queremos rendir nuestro particular homenaje a todas nuestras socias. Bodegueras, hosteleras, chefs… todas ellas capitanean con éxito sus respectivos negocios.

Ellas decidieron un día emprender sus propios proyectos en el medio rural, con lo que conlleva en cuanto a creación de puestos de trabajo, asentamiento de la población y ejemplo para otras emprendedoras.

Por todas estas razones, y por otras muchas, hoy es el día de recordar a Blanca Baños, gerente de Bodegas Bohedal, en Cuzcurrita, y una de las primeras mujeres en asumir este puesto en una bodega de Rioja Wine España; o a Silvia del Campo, de Bodegas Calado 1880, en Cenicero.

En este día, tampoco podemos olvidarnos de Carmen Enciso, bodeguera desde hace 30 años y socia fundadora de Bodegas Valenciso, en Ollauri, ni por supuesto de la Bodegas Ayagar, en Hormilleja, con Marivi dirigiéndola desde el año 2004.

También son numerosas las mujeres dedicadas al sector turístico, como Elena Maiso y su recién inaugurada casa rural El Mirador de Eloísa, en Rodezno; o Laura López, al frente de un antiguo palacete del siglo XVII restaurado y convertido en el hotel Hospedería Teatrisso, en Cuzcurrita.

Pero hay mucha más presencia femenina en el sector de la hostelería turística, como es el caso de Ángela Gómez, quien restauró un palacete del siglo XVIII para convertirlo en  uno de los primeros hoteles rurales que se abrieron en La Rioja: la Hospedería Señorío de Briñas.

A su vez podemos mencionar a Mari Cruz Díaz, promotora y gerente de la Casa Rural El Mesón, en Briones, que debe su nombre a su antiguo uso: un mesón donde los abuelos de la propietaria se dedicaban a la compra-venta de vino. O a Mariola Sáez Monge que, junto a su hermano y socio Jesús, regentan el restaurante familiar Casa Toni, fundado por sus padres en 1960 en San Vicente de la Sonsierra.

También nos acordamos de Berta Montoya quien junto a su maridó revivió una antigua posada del s.XIX para transformarla en lo que hoy es: la Posada de Sajazarra, que mantiene intacta buena parte de su esencia original. En el caso del Hotel La Capellanía son dos mujeres, Mercedes Larrea y Clara Martínez de Salinas, quienes fundaron este hotel-boutique ocupando una casa solariega de 1798.

Mayang Sáez Pombo también decidió dar un cambio de rumbo profesional de 180 grados restaurando un señorial edificio de piedra del s. XVIII para convertirlo en La Casona del Boticario  un hotel con encanto dedicado al enoturismo.

En el campo de la restauración, no podemos dejar de mencionar a Giorgia Mariani, responsable del restaurante El Figón del Duque, en Navarrete.

En los últimos años, también han surgido nuevos proyectos en el sector turístico, como es el caso de Rioja In Style, dedicada a la realización de rutas a medida por La Rioja y dirigida por María Eugenia Benito; el albergue estilo “bed&breakfast”, Tinto Dreams Hostel, en Haro, capitaneado por su  jovencísima directora Deborah Grau. O los apartamentos turísticos Rioja Valley, en Cenicero, que Soraya Saez inauguró este mismo verano.

Todas ellas son muestra del carácter emprendedor y decidido de las mujeres. Que aún en estos tiempos tan complicados para el sector del turismo y la restauración hacen crecer sus respectivos negocios y dan vida a las localidades en los que se asientan.

A todas vosotras, mujeres emprendedoras, gracias por vuestro coraje.