La parada obligatoria en Bodegas Lecea es una visita guiada a sus cuatro calados comunicados, excavados en la roca hace más de 500 años, incluye la cata comentada de 3 vinos durante la visita.